viernes, febrero 03, 2006

declaración




fuí feliz
mientras te soñaba despierto cada noche,
mirándote con el roce de los labios
y el tacto sigiloso de los dedos.

fui feliz,
aunque me empeñase en no reconocerlo
y perdiera las horas
manchando inútilmente las libretas
con versos tristes y canciones gastadas.

me querías entonces .
lo dijiste una tarde sin abrir la boca,
sin abrir los ojos, sin tocarme siquiera.

fuí feliz esos días ,
entonces me bastaba con sentirte a mi lado.

Imagen :Tamara de Lempicka

8 comentarios:

Sin Destino dijo...

Y veces solo necesitamos que este ahí. Gracias por escribir como escribes.

Un saludo

Lila Magritte dijo...

El recuerdo también hace feliz. Saludos desde un cibercafé en mis vacaciones. Soy fiel.

Lila Magritte dijo...

... Y qué alegría, además, encontrar una pintura de Tamara de Lempicka.

Besos salados.

c. dijo...

el recuerdo de la felicidad debe guardarse en una bolsita de género en el primer cajón del velador junto con la linterna, la libreta y los panueños de papel... si se corta la luz, si quieres escribir, si vas a estornudar, si tienes pena... corres al primer cajón... mi mamá siempre dice que hay que guardar felicidad para el invierno, también podría ir en un frasco con tapa,

saludos y margaritas, c.

Bohemia dijo...

Y eso es amar, con esa entrega...
Me identifico con este post...

no disponible dijo...

Ay Tamara de Lempicka y la felicidad recordad, pretérito indefinido, después vendrá el imperfecto y seguro, estoy seguro, el presente de la felicidad vivida...

Trini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Trini dijo...

Y perdió la oportunidad de pronunciar un te quiero? Espero que no. A veces damos por hecho el amor del otro y nos olvidamos de decirles cuanto le queremos, cuanto le necesitamos. Y se nos vuela el tiempo de las manos.

Http://Sentires.zoomblog.com

8:31 PM, febrero 12, 2006