lunes, febrero 27, 2006

silencio


Muchas veces después volví a buscarla. La casa permaneció vacía , siempre igual , como la había dejado. Sólo unas cartas comerciales que se acumulaban en el buzón y que yo retiraba y una capa de polvo que fué extendiéndose sobre la mesa de cristal donde también quedaron varios periódicos atrasados y dos tazas con restos de café.

Recordaba yo entonces la triste belleza de sus versos , el amor desgarrado, el puñal lento y doloroso de la ausencia.

Esa tarde, al girar el cerrojo doble de la puerta, decidí no volver. La echaba de menos , es cierto, pero ,a la vez, me alegraba por ella .

Quizá fueran mejor su ida y su silencio.
No se escriben más versos cuando el dolor termina.

9 comentarios:

Marcelo dijo...

Una precisión perfecta: "no se escriben más versos cuando el dolor termina". Hablando de puñales, ese lo es.

Lo bueno y malo, es que vaya a saber uno si el dolor termina.

un abrazo

O.

CABEZÓN dijo...

Hola:
No hay momento mas alegre que el termino e ida de la tristeza. Ver marchar un día para seguir soñando mañana “Mañana el tiempo pronostica algo desconocido, prepara tu corazón y recorre sin miedo el camino utópico de la felicidad.”

Lila Magritte dijo...

Preferiría que no fuese tan "utópico" el camino de la felicidad. Y ojalá esté bien señalizado y sin pendientes muy pronunciadas para detenerse de vez en cuando a admirar el paisaje y que la estadía en sus territorios sea gratuita para elegir establecerse allí. ¿Se imaginan no pagar el agua, la luz, el teléfono, los gastos comunes, el gas, las contribuciones, el seguro contra muerte accidental o invalidez prematura, Isapres, A.F.P., impuestos, Bancos, tarjetas, etc.
Todos queremos ser permanentemente felices pero pronto habrá que pagar también el aire procesado y descontaminado.
Los versos tristes y el dolor vienen de la falta de amor de la humanidad, con la humanidad.
El amor que no está, que hace falta y produce tanta tristeza no es sólo el tipo de amor que puede unir a una pareja. Es el amor que puede unir al mundo y hacernos comprender que estamos bailando sobre arenas movedizas.
Estoy de acuerdo contigo "cabezón" y hay que luchar por conseguir el término de la tristeza. Mientras, el dolor de los poetas da cuenta de una incomodidad real y muy cara para ser feliz, por completo.

Saludos y abrazos a Colombine por esa hermosa prosa poética, y a "cabezón" por su búsqueda y deseos de felicidad.

Bohemia dijo...

Suena tan triste...Su silencio será sonido en los recuerdos de otros?? Seguro...

Besos

Sr. Santana dijo...

hay que aprender a escribir versos cuando la vida es buena y cuando es mal

aunque lo mejor se escribe cuando la vida es la bestia

un saludo!

c. dijo...

Ufff, así es... no se escriben más versos cuando el dolor termina... y el dolor termina y apenas queda un cuaderno con espirales y tinta azul lleno de versos que se leen con la distancia del des-dolor, saludos, c.

Gemónides dijo...

La última frase sentencia el resto del texto. La sensibilidad de un verso emana de una herida, los otros tipos de versos son solo vanidosa edurición.

Muy bueno.

Eduardo dijo...

Aunque la alegría es menos poética y tienes menos capacidad de impresión, es más recomendable, más saludable, más todo...

Saludos.

vylia dijo...

Aunque sin dolor, la vida carece de crecimiento. Muy profundo este post. Un saludo.