martes, febrero 28, 2006

fanatismo

No hay razón sin palabras , pero tampoco puede haber sin ellas fanatismo. En la palabra se manifiesta la salud de la razón, pero, a su vez, el fanatismo siempre aparece como una enfermedad de la palabra , una especie de inflamación absoluta de los significados . Toda predilección por una palabra en sí, al margen de un contexto, es un temible síntoma de predisposición al fanatismo .

Rafael Sánchez Ferlosio


p.d.


cuánta palabra gritada,
cuánto fanatismo,
cuánta guerra,
cuánto dolor sufrido ,
cuánta muerte perpetrada
en el nombre del Libro.

10 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Ese es el problema con la interpretación de "la Palabra", "el Libro", "la Voz de", "el Mensaje", "el Verbo", etc., discursos que surgieron en un momento y en un contexto y que luego se hacen trascendentes y están en boca de todos con versiones y visiones distintas, y antojadizas que repetidas por líderes pueden volverse dinamita pura en la mente de un fanático.
En todas las áreas hay quién justifica su vida para cumplir algo que siente o le parece el mensaje, la consigna, la ideología, la religión, el camino, a pesar de la historia y de que "nosotros los de entonces ya no somos los mismos".
El tema da para mucho con el asunto de las palabras y el lenguaje, que también ha estado presente e interrogándonos en los blogs de **.

Saludos Colombine.

mixtu dijo...

há qua acabar com os fanatismos, muy bien
amiga, un desafio...

Lila Magritte dijo...

Olvidé remarcar "cuánta muerte perpetrada".

Buenas noches.

Scheherazada Schahriar dijo...

Hola

Primero, muchas gracias por visitarme al blog, puedes ir las veces que quieras, recibirás una cálida bienvenida ^-^

------

Curiosamente, estoy tomando un curso y hablabamos sobre la interpretación de las palabras. Creo que esto siempre trae una serie opiniones distintas a la original.

Nosotros somos las palabras, nos proyectamos en ellas, y por lo tanto somos tan omitidos, distorsiones y generalizados en lo que decimos. Al final, cada quien dice lo que cree saber...

Y esto me hace pensar: ¿agarré bien la idea de tu post?

Un abrazo!

Loida!!

Colombine dijo...

Bienvenida Loida . Ultimamamente e) ando enrededado en este asunto de las palabras y de sus significados y de la difultad que tenemos para hacernos entender o para lograr entendernos nosotros mismos.

Me gustó el texto de Sanchez Ferlosio que entiende la palabra como vehículo de la razón pero también del fanatismo : una enfermedad de la palabra aislada de su contexto , " una inflamación absoluta de los significados" . Palabras idolatradas en sí mismas que se han convertido en una bandera o en un becerro de oro o en un fusil .

....... por fortuna esto es solo un aspecto ....... nos siguen quedando palabras que nos sirven para proclamar la belleza del mundo.

Un abrazo

Fede Ratas dijo...

Las malas interpretaciones también le dan un sabor especial a la vida.

Pero los fanatismos... ni con el mejor de los vinos.

(A ver si nos entendemos)

SalU2
Ratas.

Lila Díaz dijo...

La palabra extrema y el fanatismo impulsan a la misma acción violenta, física o psíquica.

** dijo...

la palabra: vehículo de vida, por muy "lugar común" que suene el término vida.
la palabra suspende, ataca, muerde, seduce.
tiendo a pensar en las palabras que se nos vuelven habituales "síntomas", no necesariamente de fanatismo, pero sí del "estado de las cosas".
últimamente, escucho mucho palabras descriptivas emanadas por bocas de otros: bonito, feo, fascinante, fome, increible, horroroso, etc.
me preocupa que de tanta descripción, nos quedemos sin trasfondo.
¿fanatismo por la superficie? ¿fanatismo de imagen?

¿y si quemamos el Libro de una vez por todas? ¿se reescribiría contínuamente?

vylia dijo...

El fanatismo como una transgresión del Libro, sin duda. Un saludo.

coyota dijo...

Bajo todos esos fanatismos y locuras están el hambre de unos y la codicia de otros