martes, febrero 14, 2006

ocupaciones (4)


Hay pájaros que habitan la memoria
y vuelven siempre ,a su modo obsesivo.


Muchos años después pudo verse a sí mismo levantarse temprano en la mañana. Esa noche había soñado que lo soñaban. Decidido, se aproximó al balcón. Descorrió las cortinas y abrió de par en par las gruesas contraventanas de madera. Al instante le cegó la luz. Un momento después fué sintiendo el aire frío en la cara y el calor tibio en la punta de los dedos. Empezó a distinguir la presencia de otros, el bullicio y la vida que subían de la calle. Se asomó sin dudarlo. Por última vez pudo mirar y asombrase, pudo ver y ser visto.

Imagen : Magritte

6 comentarios:

un tordo dijo...

"se vió a sí mismo, muchos años después"
¿desde cuándo?
acaso es posible vivir muchos años sin verse?
¿acaso sin memoria, sin pasado, sin dolor, sin llaga, sin felicidad tanto tiempo?
dime cómo por favor

Colombine dijo...

"se vió a sí mismo, muchos años después" quizás se refería a una variante más prosaica y prospectiva de "imaginarse a uno mismo pasado los años" pero podría explorarse cualquier otra posibilidad. Es así la literatura, en la que el lector puede encontar diversas interprestaciones de un mismo texto muchas veces más interesantes que la que concibió quien escribe.

Eduardo dijo...

Muchas gracias por hacer visible el hilo, la ausencia fue obligada y la vuelta se tornó necesaria... puede entrar cuantas veces desee aunque usted no sea Teseo y yo no me llame Ariadna...

Muchas gracias...

Lila Magritte dijo...

Interesante.
Por favor busca el cuento "Las ruinas circulares", de Borges.
El tema del sueño, el soñador y lo soñado es alucinante.

Un abrazo.

Colombine dijo...

también Borges : los laberintos, los espejos y el amarillo intenso y rayado de los tigres, son pájaros que habitan mi memoria. Buscaré ese cuento.

vylia dijo...

"Por última vez pudo mirar y asombrase, pudo ver y ser visto."

Que final tan fantástico. Encantador.