miércoles, febrero 15, 2006

las ciudades y la memoria



"Partiendo de allá y caminando tres jornadas hacia levante, el hombre se encuentra en Diomira, ciudad con sesenta cúpulas de plata , estatuas en bronce de todos los dioses, calles pavimentadas de estaño, un teatro de cristal, un gallo de oro , que canta todas las mañanas sobre una torre. Todas estas bellezas el viajero ya las conoce por haberlas visto también en otras ciudades . Pero es propio de ésta que quien llega una noche de septiembre , cuando los días se acortan y las lámparas multicolores se encienden todas juntas sobre la puerta de las freidurias , y desde una terraza una voz de mujer grita !uh!, se pone a envidiar a los que ahora creen haber vivido ya una noche igual a ésta y haber sido aquella vez felices."

Las ciudades invisibles .Italo Calvino

p.d

Muchas veces he soñado esa ciudad.
La adiviné detrás de un horizonte
o , lejana , al final del camino.

Imaginé las cúpulas de plata y la luna redonda,
el agua en el estanque y el frío de los peces,
la quietud de la tarde ,

la sombra de magnolios en la plaza,
la noche interminable de verano,
la risa y la palabra.

7 comentarios:

Eduardo dijo...

Me encanta que se vuelva a asomar Calvino por aquí, su poder de evocación es infinito, concuerdo absolutamente con sus palabras...

Un abrazo.

Bohemia dijo...

Yo he soñado a veces con una ciudad, era un sueño recurrente con una ciudad de piedra y moho, de catedrales y callejas, mi sorpresa fue llegar a ella y reconocerla...¡Y no estaba soñando! ¡estaba allí y podía pisar su suelo de piedra!...
Besos

un tordo dijo...

soñar la ciudad donde alguna vez fuimos felices.
¿será la evocación de la posibilidad o de lo ilusorio?

lisaymona-evelyn-santos dijo...

HOLA!! ESTA DE MARAVILLA
TU PAGINA PRONTO LA SEGUIRE
LEYENDO Y COMENTANDO
TAMBIEM COMPARTO UN SUEÑO
DE MI CUIDAD LLENA DE ADOQUINES EN ESA PLAZA DE LA
CATEDRAL ES UN GUSTO LEERTE
POR EL RECUERDO Y AÑORANZAS
QUE HAZ LOGRADO EN MI
SALUDOS - LA CUBANITA--

Lila Díaz dijo...

Soñar nuestras ciudades es como leernos la fortuna en las palmas de la memoria. Una ciudad habitada por todos los que hemos sido y por todos los que seremos.

Cariños

Colombine dijo...

quizás , aquí, entre todos , estemos construyendo esa ciudad .

matiasfontecilla dijo...

¿Sabes? Quizás peco de ambición, pero quisiera poder habitar esta ciudad que me es ajena, antes de inventarme una propia... Tal vez, sólo me asuste ser el arquitecto de mi propia vida.

Saludos.