sábado, septiembre 16, 2006

septiembre (2)



En el pálido azul que acogen las terrazas,
los labios desprovistos que saben regresar
y el vuelo de las últimas gaviotas. Voces que el mar congrega,
que vienen con las olas y son la lejanía.
Playas tendidas como alas de nieve
al pie de los bañistas
y autobuses velados con tenues pasajeros
que persiguen la falta de costumbre. También entonces
rubias muchachas sumergidas
en el agua templada de las historias breves
y la pasión del horizonte, el hilo de ciudades
que definen los barcos que se alejan. No es más real, septiembre, que un recuerdo,
pero nombres que dimos por perdidos
recobran claridad, el aire que atraían
y el sueño en que resisten los veranos.

Luis Muñoz

imagen : Eugène Jansson, Flottans badhus, 1907.


3 comentarios:

Fortunata dijo...

"..... Melancolia, en septiembre,estoy solo, me quedo de ti, cancion de amor......" (cancion de verano)
Septiembre siempre tiene música de melancolia, luz diafana y tansparente que se filtra en el mar a un azul turquesa refulgente y las lagrimas nunca se si se deben a la despedida o a la nueva esperanza....

Crisálida dijo...

Misteriosa nostalgia que nos persigue con su poesía del atardecer.

angel dijo...

De Eugenio Montejo, sobre este mes que cierra el verano y abre la luz de otoño:

.......................


Setiembre


Mira setiembre nada se ha perdido
con fiarnos de las hojas.
La juventud vino y se fue, los árboles no se movieron
El hermano al morir te quemó en llanto
pero el sol continúa.
La casa fue derrumbada, no su recuerdo.
Mira setiembre con su pala al hombro
cómo arrastra hojas secas.

La vida vale más que la vida, sólo eso cuenta.
Nadie nos preguntó para nacer,
¿qué sabían nuestros padres? ¿Los suyos qué supieron?
Ningún dolor les ahorró sombra y sin embargo
se mezclaron al tiempo terrestre.
Los árboles saben menos que nosotros
y aún no se vuelven.
La tierra va más sola ahora sin dioses
pero nunca blasfema.
Mira setiembre cómo te abre el bosque
y sobrepasa tu deseo.
Abre tus manos, llénalas con estas lentas hojas,
no dejes que una sola se te pierda.



Eugenio Montejo




......................



Saludos...