sábado, septiembre 23, 2006

noche de guardia

permaneces despierto,
ojos grandes de buho
que atrapan los silencios
y el soplo de tu boca .


el pecho sube y cae
y marca el rítmico latido
de las horas que pasan.

la noche es más oscura
como lo debe ser la lejanía

hasta que en la última hora ,
cuando estás medio dormido,

ciega la luz tus ojos

hasta que no llegan casi

al día que amanece .

1 comentario:

angel dijo...

Insomne y expectante ante la negrura que se transforma en insinuación de cuerpo y alba. Muy bello...