martes, mayo 09, 2006

el otro


Desde hace unos meses lo encontramos extraño. Buena parte del día la pasa encerrado en la habitación que hay en el sótano , enterrado bajo una montaña de papeles o frente a la pantalla del ordenador (es curioso, le llama computador ahora). Cuando sale al jardín o va a la calle a hacer algún recado, camina lentamente con las manos cruzadas a la espalda , cavilando, con los ojos perdidos. Parecería que no se encuentra aquí . No lee los periódicos ni ve los telediarios . Habla poco y , cuando lo hace , menciona calles y lugares que nunca antes habíamos oído nombrar . Habla de cordilleras y de bosques y de pájaros marinos . Cita nombres de mujer, nombres poco comunes y , otras veces , en voz baja, como si rezara, recita algún poema. A pesar del calor que ya aprieta en esta primavera nuestra que ahora está en todo su esplendor , él habla del otoño y de hojas secas y de la maldita lluvia que no quiere llegar . Se diría incluso que su voz y su acento son otros.

12 comentarios:

mentecato dijo...

Narración entre el sueño, el delirio, una intrarrealidad en una comarca azul a orillas del alma.

Fascinante.

Un abrazo desde la belleza de Chile.

Bohemia dijo...

Será que emerge una identidad oculta, será reminiscencias de otra vida, será que su cabeza perdió la cordura y vive imaginando...Inquietante sin duda...
Bello texto...Atrapa!!!

Lila Magritte dijo...

¿Será que en su memoria se presenta un extraño país que queda en el sur de otro hemisferio y reclama su presencia... y lo envuelve como una enredadera para cubrirlo de recuerdos, de raíces, de sueños largos e islas desmembradas que llevan en ellas todos los climas y fantasías del mundo?

Lila Magritte dijo...

Pero es verdad que la lluvia no quiere llegar. Y que las almas trasplantadas siempre parecen delirar. Parecen.

-Pato- dijo...

Excelente relato que me lleva a pensar en estas cosas del blog, de que de tanto leernos de un lado y del otro terminamos pensando como trasplantados.
Yo que vivo en Buenos Aires pienso en primaveras y en "tu" y del otro lado, les llega mi otoño mi "vos"...

He llegado hasta aquí desde el blog de Ladybug.
Me encantaría volver, espero recordar cómo.
Besos.

Lila Díaz dijo...

Me siento identificada con los problemas del otro. Con el acento extraño del otro. Con las hojas secas y esa lluvia que no llega.

Meternura dijo...

He visitado tu blog y te felicito. Respira sensibilidad, gusto por el arte y las palabras, grandes poetas, vamos, que me encantó.

Saludos

Marga dijo...

Buen relato! respira irrealidad como el prota... todos parecemos andar cambiando de acento y estación, a veces... y movrse en esa tierra de nadie no parece estar tan mal.

Saludosssssss, Colombine

D... dijo...

(sonrío)...

Ojalá estuvieras aquí, en nuestro otoño...

matiasfontecilla dijo...

¿Quién?... ¿Quién será el otro?... No sé, pero me huele que está muy cerca...

lito dijo...

El otro ha puesto un restaurante con una amplia oferta de cultura gastronómica de su país, pero no hace negocio, a todo el que entra lo convida y lo hace su amigo. Te cuenta historias, andanzas y vidas de su tierra embelesando a sus oyentes.

Saf dijo...

Tienes tan gran sensibilidad, Colombine. Tanta. Tanta.
Que se me aflojan las sonrisas.
Brindo por tí y por tu forma de escribir y sentir.
Un beso,

Saf ;-))