jueves, marzo 16, 2006

la ida


Powered by Castpost

para V que me enseñó el camino de los blogs y que hoy dejó el suyo sin palabras


Si te vas
si no dices adiós
y dejas a tu espalda la letra detenida,
quedan esas palabras hermosísimas
que también eres tú
o, mejor dicho , fuiste tú en ese tiempo.

He vuelto muchas veces
y he buscado algún rastro,
un acento , una coma,
de tu vuelta .

No hay nada .

He releido decenas de veces
tus últimas palabras
por ver si "rojo" o "corazón" o "espada"
indican un destino o una razón siquiera .

No hay nada .

Sólo un último poema inmóvil.
Sólo un largo silencio sin respuesta .

11 comentarios:

Lila Magritte dijo...

IMPRESIONANTE. ESE POEMA ESTÁ VIVO. Y CÓMO LATE CON LA VOZ DE LA NOCHE.

troquil dijo...

Uff, qué belleza. Dan ganas de aullar.

c. dijo...

uffff... duele la partida con decir adiós, pero duele más cuando no se dice nada, porque es inevitable dejar siempre la puerta junta y la ventana abierta, saludos, c.

Bohemia dijo...

Que bonito oír, sentir y ver esas palabras...

Bellísimo

Lila Magritte dijo...

Vuelvo para repetir que este es un gran poema Colombine. De verdad hermoso. También tu voz.

Ia dijo...

Colombine... gracias. Gracias por hacerte más cercano, por dar la voz -que es casi volverse presente, cálido, tocable-

Unas palabras magníficas frente a un adios -siempre duro de aceptar-...

Sólo sé decirte gracias.
Y mandarte un abrazo, con todo el cariño.

ia

JM dijo...

El adiós siempre causa un gran dolor, pero más duele realizar que ese ser quizás no volverá jamás.

Saludos.

Sin Destino dijo...

yo tambien notaré la falta de esos textos que condensaban tantas ideas..igual que tus textos que expresan tan bien sentimientos compartidos.

Saludos

Lila Magritte dijo...

Más maravilloso y más triste me parece este poema, desde que escribiste que es para V.
Yo también siento una gran ausencia cuando pulso esos blogs que ya no existen.
"La ida" es una realidad demasiado cercana.

Besos para ti y para ella.

** dijo...

gracias por el poema, de verdad. me sorpende y me halaga.

a ratos es tratar de descifrar si al final no es todo más que una huida, que un girar de llaves, que un mirar de lejos. dejar ir palabras como quien bota colillas en la calle: aquello ya usado, aquello consumido , aquello que ya desde que deja las manos, deja de ser lo que era.

sigo visitando estos espacios. que on publique no significa que no los lea ya. de hecho, creo que ahora los leo con la calma del que observa los imaginarios agitados de los que aullan. los leo más fascinada que antes.

un gran abrazo
(perdona la tardanza: mi conexíon a internet estaba muerta desde el sábado en la noche)

Therese Bovary dijo...

He escuchado conmovida el poema. Ahora vamos con la amiga a participar en la mesa redonda sobre poesía chilena en la Feria del Libro de La Serena.
Ha oscurecido y el aire se está poniendo frío.

Dortora Therese