lunes, marzo 27, 2006

cambio de hora

cambiaron la hora
y se agrandó la brecha del tiempo .

Lo hicieron otra vez y , de nuevo, me pilló sin reloj ( nunca llevo reloj así que eso no es raro) .
Hoy conduje sonámbulo hasta el trabajo. Bebí varias tazas de café sin resultado alguno y cuando desperté ya estaba en casa . No recuerdo nada de lo que hice en todo el día y espero que ese otro sonámbulo al que enderecé la nariz o casé en quintas nupcias o vendí un rascacielos, no me recuerde a mí o , al menos , no sea rencoroso .

p.d

me consuelo pensando que, en Septiembre ,todo volverá a ser normal.

6 comentarios:

c. dijo...

a mí me encanta este cambio de hora de acá, porque a las ocho ya empiezo a mirar mi cama y entonces la noche negra me dice que sí, que ya es hora...
saludos y quizás algunq vez pueda venir a Concón y comer una empanada queso-camarón, quién sabe, en uno de esos cambios de hora, c.

Lila Magritte dijo...

Yo me consuelo pensando en que no estuve allí para comprar el rascacielos.
Pero permíteme una pequeña sonrisa porque yo habitualmente ando sonámbula. Y tomo una cantidad de café para mantenerme con vida (aparentemente) pero lo peor es que nunca me queda claro si debo adelantar o atrasar el reloj, si me quitaron una hora o me la dieron, y en caso de haber acumulado muchas horas repetidas a lo largo del tiempo puedo usarlas como abono a la hora de la muerte para hacer los trámites finales. Fatales, quise decir.

** dijo...

andar como dormido. andar con más o menos horas. levantarse, sentarse, cerrar lap uerta, abrirla. salir de casa sin la seguridad de haber apagado todo lo que había que apagar, de llevar la billetera encima, de saber el propio nombre, de saber a dónde vas. mirar de lejos y de cerca, cuando lo simultáneo se vuelve hipnótico, una masa homogenea para un otro .

mentecato dijo...

El extravío como forma de vida. O como poesía de caminar un tanto deslumbrado de sí mismo.

Texto delicioso. Soñador y soñado por los que caminamos por la gran ciudad.

Un abrazo desde Chile. Y gracias por visitarme.

Bohemia dijo...

No me aclimato a los cambios, soy animal de costumbre, lo único que me reconcilia con los nuevos horarios es la luz que veo...

troquil dijo...

Yo me duermo a cualquier hora y me despierto en mitad de la noche con ganas de salir a caminar. El cambio de hora no me cambia gran cosa.

PD: En septiembre pasado era todo normal?
PD2: Lila, gran idea, yo también quuiero negociar mis horas.