jueves, marzo 09, 2006

el poema encontrado



para b de quien tomé prestada esta imagen que me recordó e hizo buscar el poema.


Sobre una muchacha ahogada



Sin hundirse , la ahogada descendía
por los arroyos y los grandes ríos,
y el cielo de ópalo resplandecía
como si acariciara su cadáver.

Las algas se enredaban en el cuerpo
y aumentaba su peso lentamente.
Le rozaban las piernas fríos peces.
Todo frenaba su último viaje.

El cielo, anocheciendo, era de humo,
y a la noche hubo estrellas vacilantes .
Pero el alba fué clara para que aún
tuviera la muchacha un nuevo día.

Al pudrirse en el agua el cuerpo pálido,
la fue olvidando Dios : primero el rostro,
luego las manos y , por fin, el pelo.
Ya no era sino un nuevo cadáver de los ríos.

Bertolt Brecht

p.d

me atrajo la idea de que morimos poco a poco,
a medida que Dios nos va olvidando.

------------------------------------------


Oración

para que no me olvides escribo este poema ,
para que no me sepultes debajo de una losa
y quede para siempre el peso de tu olvido
sobre mi cuerpo solo.

15 comentarios:

badly drawn girl dijo...

A medida que Dios nos va olvidando o, lo que es lo mismo, a medida que nos olvidamos de nosotros mismos.
Precioso el pòema, preciosa la imgen y preciosa la idea.
Un placer conocerte.

Ia dijo...

Tristísimo, Colombine.
¡Como saber que BrechT escribiría un algo tan terrible!

Cuando pienso en ríos, en los parajes que surcan, en los meandros que forman, en las vueltas y revueltas para conseguir pasar por todos los puentes, en la vida que llevan dentro, las rocas que bañan, los árboles que riegan, lo cantarín de sus rápidos y torrenteras........ pienso en vida.
Y en la mirada de Dios (que no olvida) y, sobre todo, en la desembocadura en el mar.
Vida, renovación, cambio, reflejos de haces de luz en las aguas.

Un.....volver a ser.... otra cosa... en esa Ofelia anónima entre flores.


(Preciosa la fotografía)
Y un post, como siempre, para reflexionar.

Eduardo dijo...

me recuerda a ofelia dejandose morir mientras el río la lleva...

Lila Magritte dijo...

Hermosísimo poema con todo lo que hay de lamento, de quejido, de reproche en él.
Brecht es así. Para inundarnos también a los que quedamos en pie.

Esperaba hace tiempo este poema y no había dado con él.

Gracias.

mixtu dijo...

este poema já o conhecia
muy bonito e la foto...excelente
beijos de portugal

c. dijo...

pensé en Alfonsina muriendo de a poco en el mar... saludos, c.

vylia dijo...

El olvido... que cuando entra en nuestro mundo, busca errante un lugar donde poner sus raíces. Que cuando nos encuentra solos y olvidados, se apodera de nuestra profunda existencia.

P.D. Soy nueva en tu blog, volveré a visitarte. Un saludo. (Por supuesto, también estás invitada a mi espacio.)

Clandestina dijo...

preciosa la foto... al igual que el poema!

** dijo...

más que el poema de Brecht, me gustó lo que pusiste al final.
las palabras, el acto solo- siempre solo- de escirbir: buscar prolongar la existencia, pasarse a papel, permanecer ne distintos niveles (la lectura, el dibujo, lo gráfico de estar).
los motivos por los que escribimos, los motivos por los que dejamos de hacerlo.

Bohemia dijo...

Y vamos muriendo a diario...
No conocía el poema, creo queluce más en tu blog...
:o)
Besitos de vida, para hacer contraste

Griselle dijo...

Que bueno que Dios nunca nos olvida.

Besos y abrazos

Amanda dijo...

es como si sintiéramos que no vamos muriendo de a poco, pero en el fondo sabemos y tal vez eso sea lo más triste que vendrá un día en que todo no sea más que un recuerdo
saludos

Ladybug dijo...

A mi tb me ha recordado algo... la canción de Pedro Guerra, que según dijo en un concierto, le dedicaba a los "olvidados de dios", si dios existiera:

"Alguien lo vio
en el bolsillo de la nigeriana
que embarazada
atravesó el estrecho.

Vela por nosotros
y por nosotros, vela.
Muchas y muchos
creen que existe
y, justo
y generoso,
vela por nosotras
y por nosotros
dicen que vela.

Alguien lo vio
en la mirada del muchacho negro
que lleva al hombro
un arma de combate.
Alguien lo vioe
en los burdeles sucios de Manila
junto a la niña
que vendió su padre".

Vela por nosotros…

JM dijo...

Realmente pienso que morimos poco a poco cuando nos olvidamos de Dios...

Suerte.

Salón de sol dijo...

Precioso, tu blog, me alegro de haberlo encontrado.
Besos, Helena.