martes, enero 10, 2006

despedida

Devolverás en silencio la última mirada,
recogerás los libros y el abrigo de encima de la mesa,
ofrecerás en un beso los labios
mientras retiras la mano friamente .

Te llamaré, volveré a preguntarte.

Pero no habrá ya respuestas.
Nunca más , ni una sola palabra.

8 comentarios:

gabriel dijo...

bellisimo poema, me toco en algo ke debe ser mi corazon, igual no creo en el trabajo, por eso soy pintor, y tambien hago otras cosas ke no me dan trabajo.

sietecrisantemos dijo...

nunca más respuestas, ni una sola palabra...me pasó así...dolor compartido
gracias por la visita

holeart dijo...

muito equilibrado

muito mesmo

muito



(bonita a palavra "sietecrisantemos)em portugues nao saberia assim. sete -siete

D... dijo...

Las ausencias por omisión son las que duelen más... es mejor una palabra cruel pero de frente... una despedida donde no queden esperanzas ambiguas y tantas preguntas entre los labios...

DINOBAT dijo...

Nunca digas nunca jamás, las cosas se devuelven, y ese nunca tuyo hoy, puede ser del otro mañana, buen blog!, saludos,


JD

Burning Heart dijo...

A pesar de ello el tiempo pasará y terminará siendo un recuerdo. Permíteme compartir algo contigo que leí una vez:

"Vuelvo a mirarte: estás
y eres el mismo:
Los ojos y las manos, y ese gesto
de la boca, entre tierno y despectivo.

Vuelvo a mirarte: ya no digo nada.
Me he quedado de pronto
con los labios vacíos,
sin pasión, sin enojo, sin impulsos,
sin reproches, sin nada que decirnos,
sin nada que pedir.
Sin nada mío.

Apenas con un resto de ternura
no se si para ti o para conmigo
para envolverme en ella al quedar sola,
no más sola que ahora.

Yo te miro:
tú estás sereno al fin.
Y estás tranquilo
porque me quedo quieta entre tus manos
y me callo y sonrío:

nunca sabrás, mi pobre amor, qué pienso
cuando sonrío así.
Y alguna vez sabrás que me has perdido.
Mañana o no se cuando. Todavía
no están del todo secas estas ramas.

Pero hoy ha comenzado nuestro otoño
y hace frío
Hoy empiezo a quererte un poco menos,
hoy dejas de dolerme y no estoy triste."

_____/__________


Hasta los recuerdos terminan por olvidar.

Me gusta lo que leo. Un beso.

Colombine dijo...

No, no son recuerdos dolorosos.
Es mucho peor.
Hablo en futuro inevitable.

** dijo...

lo irremediable del fin. somos fatalistas adictos a este fin contínuo. somos, pero no seremos. nos revolcamos en las palabras ajenas para hacer más real este final. nos revolcamos como si fuesen cuerpos y silencios y lo que se necesita entre las sábanas. y luego terminas la lectura, sucede que estás sola, sucede que son palabras en una pantalla, sucede que alguien siente, pero está lejos.
desde todas las esquinas, gritaremos- aunque no sea necesario- que el final está cerca.
un aullido para Ms. Colombine.