domingo, abril 15, 2007

la leyenda del tiempo




Mirábamos el mar desde la playa
sentados en la arena ,
frente a la dulce claridad del día
que confunde y que ciega
y que llega a borrar el horizonte .

Mirábamos el mar , la mañana celeste ,
soñando las orillas del otro lado.

Hablamos del viaje ,
del frío de los peces,
del tiempo que se detuvo ya,
de lo que será ,
de lo que pudo haber sido
de lo que fue.

8 comentarios:

Margot dijo...

Y aquel que mira terminará por ver,
sueña el velero
flotando entre semillas
y su sueño.

Feliz día de ayer, y de hoy, señor infante!

Therese Bovary dijo...

¡Qué hermoso poema! Tanto sol me regresa a mi febrero en La Serena y puedo abrigarme ahora en medio del frío, con el calor y la luz que irradian desde esta leyenda del tiempo.

Lila Magritte dijo...

Hermoso mirar... y mirar en la lejanía del tiempo lo que aún puede ser.

Therese Bovary dijo...

He vuelto... simplemente hermoso.

angel dijo...

El tiempo en fuga, ensimismado sobre la contemplación del mar. Y el mar, el mar como en Valéry, siempre recomenzando, cincelando sus tareas en las arenas de la memoria. Muy bello poema.


Saludos...

Bohemia dijo...

Quizás mientras ustedes hablaban...las olas dudaban (comentario hilvanado a mi post de hoy)

Besotes

Therese Bovary dijo...

Vengo otra vez a las arenas tibias de esta playa, porque me gusta mirar el horizonte y vislumbrar la orilla al otro lado.


Muchos besos

xnem dijo...

La Leyenda del Tiempo.
Aquí empezaron muchas cosas en la música española.
Camarón, Lorca, flamenco y guitarras eléctricas.

Saludo flotando como un velero.