sábado, abril 21, 2007

21 de abril

Esperas la mañana,
la luz fría del alba que no llega.

Nadie en la calle, nadie ,
ni el canto de los pájaros.

Tú no sientes el frio
y un temblor te recorre todo el cuerpo.

Mudos los labios , mudos ,
y aún conservan el calor de la noche,
el naufragio de voces susurradas,
sí , de besos.

Verás un brote tierno
nacer sobre la superficie desgastada.
¿No ves?. Hay esperanza.

7 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Qué poema tan hermoso, me conmueve, casi llego a oír esas voces y esos besos.

Saludos.

Therese Bovary dijo...

Este poema es maravilloso, sobrecogedor...

Besos y un gran abrazo

Therese Bovary dijo...

Nadie en la calle, nadie, ni el canto de los pájaros...
creo que no hay mejor manera de simbolizar la sensación de angustia, de soledad y vacío como lo hace usted a través de una imagen tan potente como ésa.

Viva Colombine

Margot dijo...

Ese calor sin fotosíntesis al sol es el que hace crecer cada uno de los brotes, que consigue hacer olvidar cada desgaste. Pulir los poros... hay esperanza, bicho!

Besosssss

angel dijo...

Hermoso poema que me hace evocar a Villaurrutia, aunque con una voz original, el tuyo, esperanzado ante las luces del alba.


Saludos...

Lila Magritte dijo...

La esperanza... de otro modo ¿cómo vivir?

Abrazos desde Ecuador.

lila dijo...

Me maravillan sus palabras Colombine, por eso vuelvo siempre a releerlas.

Abrazos.