lunes, abril 09, 2007

Federico

8 comentarios:

Margot dijo...

A esto lo llamo yo llenar de duende la mañana...

Quien fuera un arbolito, ayss, pero de los cuatro muleros... me quedo contigo!! y olé

Margot dijo...

Jeje, ayer la escuché tres veces y hoy otra... jajajaja.

No, no estoy fatal de la cabeza (o sí pero eso da igual, jajaja) es que esta canción me encanta desde que era peque

Leticia dijo...

Hola, tengo un blog sobre televisión y me gustaría mucho que entraras. te dejo mi dirección:

www.lamoscadelatele.blogspot.com

Muchas gracias, un saludo

Lila Magritte dijo...

Bravo, bravísimo.

Therese Bovary dijo...

¡¡¡Qué hombre bello y notable!!!

Ídolo, ídolo, ídolo

Sepa usted; Colombine que este es uno de mis preferidos poetas: Alguna vez supe de memoria: La casada infiel, Llanto por Ignacio Sánchez Mejía y Oda a Walth Withman.

Desde niña, es decir desde la Edad de Piedra, yo duermo con las obras completas de García Lorca (prólogo de Jorge Guillén y epilogo de Vicente Alexandre, Aguilar, Madrid, 1957) bajo la almohada.
Eso es efectivamente tener un libro de cabecera, usted sabe, amigo mío.

Gracias por darme una mañana luminosa y numinosa...

xnem dijo...

Paseé en diversas ocasiones una exposición de Federico, de sus dalinianos dibujos, de su amistad con el pintor y sus problemas.
Una extraña pareja en verdad.

La canción de Estrella me llegó.

ummmh! Veo que a margot también.
Hola fiera!

angel dijo...

Gracias por recordar a este admirado andaluz universal.


Saludos...

grandchester dijo...

Hermoso.