domingo, noviembre 20, 2005

retrospectiva



El lugar imposible donde nacen los sueños.

Equivoqué mi carrera. Desde el principio me atrajeron tareas inútiles y vagas. Me gustaban los símbolos, las palabras, las divagaciones, las filosofías, la maldad de los príncipes y sus palacios , las matemáticas, la poesía, los laberintos, los rincones del alma, la química, las pequeñas moléculas invisibles ,lo que no puede verse y acaso no existe. Aborrecí lo concreto ,los cuerpos humanos, los hombres simples y buenos, los animales, la naturaleza, los pueblos , la anatomía grosera, los tumores que crecen y matan.

4 comentarios:

lito dijo...

No hay eqivocaciones, solo causas y efectos. No existen los sueños sin la esperanza. Todos estamos relacionados en la red de causalidades del cosmos. Tú eres polvo de estrella, yo también. Todos formaremos parte de alguna estrella en muchísimas ocasiones del futuro del universo. Es nuestro sino, es la entropía divina que en su afán de aumentar el desorden, no hace sino marcar el ritmo hacia el devenir de los cuerpos celestes.

D... dijo...

no, claro que no te equivocaste... nos definimos por lo que hacemos y también por lo que soñamos...y no creo que lo tuyo sean tareas inútiles y vagas... al menos no es eso lo que se trasluce en tus palabras... en ellas se ven tan claramente tus laberintos...la filosofía, los símbolos... y a ratos hasta las cosas que no pueden verse (y que sin duda existen...)

Saf dijo...

Y cuando ames.... lo que hay, serás sabio (y feliz)

Amén

Saf ;-))

Lila Magritte dijo...

Nunca se dice que la lucidez causa dolor.
¿Por què?