miércoles, enero 06, 2010

nuevo año




Dos mil diez,
los mismos gestos.

He vuelto a repetir el rito
de cambiar el calendario
sobre el escritorio

Imágenes de cine,
viejas películas en el Fotogramas.

Sueños casi olvidados
que aparecen de nuevo
al recorrer las páginas .

Hojas que también son meses .

No puedo evitar mirar en el futuro,
pasar todas las fotos
hasta el final del año

Marilyn en un baño de espuma
ilustra el mes de enero.

Busco otras fotografías en la red
y encuentro ésta que una vez,
en otro siglo,
estuvo encima de mi cama.

3 comentarios:

Lila Magritte dijo...

El tiempo deja inquietantes huellas a su paso. Son profundas e irreversibles de este lado del espejo.


Abrazos, Colombine.

Fortunata dijo...

Mirar la ultima página del calendario, la ultima del libro, la bola del futuro....

Luego escribir cada día este también he vivido intensamente.

Un abrazo

Thérese Bovary dijo...

El tiempo que todo lo destruye...