sábado, diciembre 09, 2006

sin título

Pasa el largo fin de semana que aquí llamamos puente . Todos se han ido . No ha quedado ni la distracción del trabajo , conversar con los otros . Sentarse cada día frente a unos cuantos desconocidos que hasta entonces no han tenido nombre y que al cabo de los días volverán a perderlo.Escuchar una historia o , más bien , inquirir una historia. Evitar con preguntas precisas cualquier desviación de la línea argumental. Sólo interesan los síntomas . Nada más . No me cuente , no vaya a contarme , cómo llegó hasta aquí , por qué le abandonó, dónde adquirió la habilidad de volar o de reconocer el nombre de los pájaros.

Aunque no siempre es así . A veces se nos escapa una pregunta de más y nos encontramos con algo sorprendente . Encontramos, por ejemplo , que ese funcionario gris, tan resfriado y triste, esconde detrás de sus gruesos anteojos a un valeroso caballero dispuesto a desbaratar todas las injusticias o a un asesino capaz de los más abominables crímenes .

Comprendemos entonces que todos estamos hechos de una misma materia inconsolable.

5 comentarios:

Lila Magritte dijo...

A veces yo pregunto más de la cuenta y encuentro algo sorprendente...

Therese Bovary dijo...

Me parece que su reflexión Colombine, nos representa a casi todos quienes tenemos tantas cosas en nuestra mente y tan poco que nos interese de allá afuera que no sea lo que nos habla directo al corazón.

Pero ya es sábado y podemos leernos y escribirnos los unos a los otros, porque somos hechos de la misma materia inconsolable. ¿No le parece gran Colombine?

Su amiga
Therese/Laura
Cariños desde Santiago de Chile

Lila Magritte dijo...

El sueño (J.L. BORGES)

Si el sueño fuera (como dicen) una
tregua, un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
nos despoja de un don inconcebible,
tan íntimo que sólo es traducible
en un sopor que la vigilia dora

de sueños, que bien pueden ser reflejos
truncos de los tesoros de la sombra,
de un orbe intemporal que no se nombra

y que el día deforma en sus espejos.
¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?

Bohemia dijo...

Todos guardamos tras de nosotros una historia y un montón de sueños.

Fortunata dijo...

Nos vamos
atrás queda
la ciudad vacía
con los pocos rezagados

Nuestros ojos esperan
ungirse de paisajes
la lengua quisiera
desatarse en mil lenguas
y los pies caminar
por otras piedras

Cierras los ojos cuando pasa
el vecino de arriba
el tendero de la plaza
o el hijo de tu jefe

Llueve a mares
hace frío
la comida pesima
el hotel carisimo
la carretera atascada

Vuelves a casa
te duele la cabeza
te arde la garganta
la nevera esta vacia
y mañana trabajas

Envidias a los que quedaron
arrebjados en las mantas
leyendo una novela
tomando un ponchecito
buceando aqui, alli
nadando en estas aguas....

Posdata: no creas que fue así me tome muchas licencias....
Lo cierto es que lei un libro "El Jardín Villa Valeria" de Manuel Vicent ("5 años de democracia)y pense en ti.

Un abrazo.