jueves, diciembre 15, 2005

nostalgia

Me gustaba ver pasar al tiempo y a la gente parado al filo
de una calle. De ciertas calles. De ciertos cafés. De ciertas plazas.
Me gustaba ver pasar la vida sentado al borde de una calle.
De otras calles que en nada se parecen a estas que hoy recorro.
No son estas mis calles ni lo serán nunca .

5 comentarios:

Bohemia dijo...

Saludos,yo, que soy observadora, me identifico con tus palabras y con la magia que las envuelve.

Muchos besos!

Saf dijo...

Decía Kavafis y después lo dijo que Durrell que somos hijos de nuestros paisajes, de las ciudades que habitamos y nos habitan.
....¿quién conoce el callejero del alma?

Había un cuento que escribió el Sr.D (http://desayunoconsedantes.blogspot.com/) que hablaba de lo que dice tu post: de mirar pasar la vida.
Voy a ver si lo encuentro y te lo traigo.

Saf ;-))

sietecrisantemos dijo...

ojalá esas fueran mis calles
bellas palabras

menina dijo...

Pues házlas tuyas y disfruta. No hay nada más maravilloso que pasear por las calles de una cuidad desconocida.
Un beso

Colombine dijo...

menina : No me refiero a una ciudad desconocida. Por supuesto es un placer descubrir una ciudad, perderse por sus calles , esperar lo extraordinario al doblar cada esquina . No me refiero a eso . Me refiero a una ciudad que conozco bien y que detesto.