miércoles, abril 29, 2009

no poesía

Se terminaron la conversación y el tiempo,
qué extraño desfile de palabras.

No deberías confundir un poema
con esa larga sucesión
de lugares comunes .

Hay entre ellas palabras hermosas,
es cierto,
pero pierden su alma al repetirse,
labios gastados ,
insoportable salmodia sin misterio
pronunciada una y otra vez
hasta la nausea.

Repetirse o morir, has dicho.

Muere o calla,
no rompas la levedad última del verso,
su intimidad indestructible.

5 comentarios:

Therese Bovary dijo...

Bien, bien, bien

mentecato dijo...

La eternidad del ser. Lo indestructible y alado del soñar en los poemas...

Un abrazo.

Therese Bovary dijo...

Oiga Colombine, me contaron que ese canalla enemigo de usted es la reencarnación de El Burlador de Sevilla, el eterno.
Ahora se me aclaran muchas cosas.

Una de las afectadas por Nicasio González, ahora don Juan, está escribiendo lo que le ocurrió y me pidió prestado mi blog para contarlo TODO, porque ella es de las que lo cuenta TODO!!!

lila dijo...

Mmmmm... qué drástico me parece el poema, asusta.

Besos, Colombine.

fortunata dijo...

!Muero! Por que callar no puedo....

Besos para Colombine