domingo, julio 06, 2008

la música

Llega e invade, asalta de improviso, penetra oidos y ventanas. Latidos que han venido de otro mundo, notas que se escaparon de la habitación cerrada y misteriosa al fondo del pasillo o de un apartamento alto al otro lado del jardín.


Poesía sin rastro de palabras.Vuelve otra vez . Quédate aquí conmigo . Nunca te vayas .

4 comentarios:

Margot dijo...

Ajá, que nunca se vaya y si lo hace... pues tarareamos, pardiez!

Besos a capela!

lila dijo...

Maravillosa música.
Besos y abrazos, Colombine.

MaleNa dijo...

Tus palabras breves me conmueven.
Todo en vos es sueño.


Namasté.


MaLena.

ángel dijo...

Sabe que partir es una forma de quedarse, de ser la ausencia de esa presencia perseguida. Se sabe deseada. Por eso cuando menos, cuando menos se espera, acaso se insinúa antes de volver a escabullirse. Bella prosa poética para atrapar a "esa misteriosa forma del tiempo", que diría Borges.



Saludos...


saludos....