viernes, noviembre 16, 2007

Pablo García Casado




FALDA

como un tornado que pasara lentamente
la vida esparció los objetos por las cuatro
esquinas de este mapa objetos

de escaso valor souvenirs bolígrafos gastados
transistores sin pilas y prendas prendas como esa falda

tirada por el suelo
recuerdo el día que la compraste ¿qué es esto? no
no voy a ponérmela es demasiado corta cien mil veces

en cócteles en verbenas en domingos estúpidos en casa
bailando para ti sólo para ti cien mil veces me la puse
sin bragas sin nada debajo como tú me pedías y ahora ves

tirada por el suelo
se la pone luisa para jugar con las amigas

si vieras cómo ha crecido en pocos meses

5 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Así son los recuerdos, se despiertan ante la presencia de los objetos más insospechados. Hermoso poema.

Saludos.

Alba dijo...

Los recuerdos vienen de repente, como han dicho antes, con la cosa más insospechada... y en el momento en que menos te lo esperas...
Y te das cuenta de lo mucho que ha pasado el tiempo, ese que parecía tan eterno...
Besos

Margot dijo...

Precioso poema... trasladar la vida a los objetos y toda su carga de recuerdos.

Un beso, colombine.

Persio dijo...

El poema-falta esconde muchas cosas dentro... Como debe ser.

Bohemia dijo...

Vestido de recuerdos...así te he sentido...

Un abrazo